!!!Atención!!! Continúan abiertas las inscripciones para las aspirantes a candidatas al Reinado del Desfile y Festival Dominicano de Paterson, para jóvenes de 5-24 años de edad & Damas de 25 en adelante... Comunícate con Elsa Mantilla al 973-345-2326

Envían desde NY a RD cadáver descompuesto de criollo murió en accidente

NUEVA YORK.-La funeraria Rivera de Queens, envió a la República Dominicana el cadáver descompuesto del joven Persio Américo Núñez, muerto en un aparatoso accidente de tránsito el pasado 3 de julio, cuando la motora que conducía, chocó con un carro Honda Accord 2008 en la calle 88 y Astoria Boulevard. Familiares de Núñez dijeron ayer miércoles a medios locales que la funeraria situada en el vecindario Corona y donde se hicieron los arreglos fúnebres antes de mandar el cuerpo del joven accidentado al país caribeño, no preparó adecuadamente el cadáver, lo que obligó a que tuviera ser enterrado inmediatamente fue recibido por parientes en la República Dominicana.

La madre del joven no pudo verlo por última vez debido a esa situación. El cadáver de Núñez fue velado el domingo 8 en la referida funeraria y el martes 10 fue repatriado a La Vega, su ciudad natal, donde sus parientes no pudieron velarlo.

Estando ya en la funeraria de Queens, el cuerpo exhalaba el fétido olor de los muertos en fase de descomposición pero los responsables, les prometieron a la familia que “retocarían” el cuerpo para evitar la descomposición.

Los funcionarios de la casa fúnebre no cumplieron con el contrato y el cadáver de Núñez llegó casi putrefacto a La Vega, donde su madre Ana Rosa Candelario que reside en ese municipio no pudo darle el último adiós.

El padre del occiso, Persio Antonio Núñez viajó el lunes 9 para esperar el cadáver en La Vega, con lo que se adelantó un día a la llegada del cuerpo por el aeropuerto internacional Cibao de Santiago de los Caballeros.

A la llegada a la terminal, el médico forense que revisó el cadáver para verificar su estado, entregó un documento a los familiares, ordenándoles enterrarlo inmediatamente por el estado de descomposición que presentaba.

Trasladaron desde el aeropuerto el cadáver a la casa materna, pero allí no pudieron estar más de 45 minutos velándolo, porque nadie aguantaba la fetidez del cuerpo. “El hedor era insoportable”, explicó el padre del muerto.

“Tuvimos que llevarlo a la iglesia y de allí, rápidamente al cementerio, fue horrible”, agregó el señor Núñez. “Aparte de haber perdido un hijo, nos trataron de esa manera y fue como si hubiera sido una segunda muerte”.

Un tío de la víctima, José Alfredo Rodríguez, recordó cuando llevó al joven accidentado al aeropuerto hace un año para venir a Nueva York, donde tenía planeado terminar sus estudios secundarios.

El fallecido dejó en la orfandad un niño recién nacido que tuvo con la también dominicana Esperanza Taveras Fernández residente en Queens.

Los parientes de Núñez no adelantaron si contemplan una demanda contra la Funeraria Rivera de Queens, empresa que cuenta con filiales en los vecindarios mayormente poblados por dominicanos y dominicanas radicados en Nueva York como la de la calle 173 y avenida Saint Nicholas en el Alto Manhattan.

El accidente se produjo a eso de las 8:44 de la noche, cuando Núñez conducía la moto marca Honda del 2001, chocando con el Honda Accord. Ambos vehículo, según el reporte policial transitaban por la misma dirección.

El conductor del carro doblaba a la izquierda cuando Núñez se estrelló contra el vehículo. El chofer del Honda se quedó en la escena del accidente hasta que llegaron detectives del cuartel 115 y lo arrestaron, pero fue liberado posteriormente sin ninguna acusación.

Los investigadores explicaron que no hubo crimen vehicular en la muerte de Núñez, aunque los familiares del dominicano están reclamando justicia y sostienen que el limitado reporte de la uniformada no detalla casi nada.

Añaden que desconocen si el conductor del carro será acusado, porque manejaba a alta velocidad y violó la luz roja de la intersección en la calle 88 y Astoria Boulevard.

Margarita Ferreira, madrastra del joven muerto, dijo que mucha gente fue testigo de lo que pasó y que el golpe fue tan fuerte que su hijastro murió instantáneamente porque lo dejaron desangrarse “como un perro” en el pavimento.

Acusó a los detectives de dejar el cadáver en el pavimento más tiempo de lo normal, alegando que estaban investigando en la escena del accidente.

Núñez nació en Nueva York, pero su madre se lo llevaba a La Vega desde donde venía en las vacaciones junto a su padre que decidió que su hijo se quedara residiendo en Queens.

Relataron que el occiso estudiaba inglés en una escuela de Queensboro Plaza. “Queremos que se haga justicia y que se castigue a ese hombre”.

Comenta la publicación

Compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>